Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La Employee Experience: un cambio paradigma laboral

  • Noticias y Actualidad

empleado experiencia

El mercado laboral está cambiando a un ritmo de vértigo. Las nuevas generaciones exigen contar con diferentes alternativas que les permitan conciliar de forma óptima su vida profesional y personal, además de ser parte activa de la compañía para la que trabajan. Así ha surgido el concepto Employee Experience.

Las empresas siempre han puesto a los clientes como eje central de su actividad. No obstante, las compañías se han percatado de que cuidar a sus empleados supone que ellos mismos se encargarán de cuidar a los clientes. Por lo tanto, ambas piezas son igual de importantes.

El Employee Experience se define como experiencia de empleado, la cual engloba todas las fases desde el proceso de reclutamiento hasta la interacción con la compañía como parte de ella. Se trata de la experiencia que vive a diario el empleado en su puesto de trabajo, y si es positiva, el trabajador será más productivo y creativo. Además, su compromiso con la compañía aumentará de forma notable.

Más allá de la propia felicidad y satisfacción de los trabajadores, cuidar la Employee Experience supone una reducción de las bajas laborales y el absentismo. Por supuesto, la rotación del personal disminuye considerablemente.

A la hora de diseñar una estrategia para crear la mejor experiencia de empleado, lo primero y más importante es determinar los objetivos, y uno de los principales objetivos a perseguir tiene que ver con el cambio paradigma laboral. El capital humano pasa a ser el activo más valioso de las empresas, lo cual supone una transformación del departamento de Recursos Humanos. Todas las fases de la cadena de valor deben ir dirigidas a las personas.

Los empleados desean sentirse parte activa de la empresa para la que trabajan. Es por ello que resulta fundamental escuchar sus ideas y propuestas. Para ello, se pueden establecer diferentes estrategias y acciones en el largo y corto plazo: reunión de brainstorming, buzón de sugerencias interno, etc.

Otro de los objetivos del Employee Experience pasa por mejorar el engagement de los trabajadores, de modo que estos adquieran un mayor y mejor compromiso con la empresa. Por supuesto, construir una cultura de compañía fuerte y consolidada para así atraer y retener el talento. Este es un aspecto fundamental para reducir los costes que supone la captación de profesionales cualificados en el mercado actual. Por último, hay que definir la experiencia de los empleados tomando como base las situaciones clave.

El Employee Experience no es algo estático, sino dinámico. No se trata de una experiencia que pasa en un determinado momento, sino que es una constante que debe mantenerse durante toda la vida laboral de cada empleado dentro de la empresa. Es importante tener en cuenta que cada persona puede vivir la experiencia de forma muy diferente. En cualquier caso, la implementación busca que la empresa tenga un ambiente agradable, en el que los trabajadores sean más felices y productivos.

Más información 

Los procesos de transformación digital en los que están inmersos la mayoría de las empresas está afectando a la fuerza laboral, que está viendo cómo su puesto de trabajo se está transformando para hacerse cada vez más digital. Si quieres saber cómo está evolucionando el puesto de trabajo y de qué manera Citrix ayuda a ganar en productividad, sólo tienes que consultar este enlace.