Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Flexibilidad laboral, un criterio cada vez más valorado al elegir empresa

  • Noticias y Actualidad

emprendedor_trabajador_movilidad

Con los cambios tecnológicos actuales, la idea de la oficina tradicional empieza a desvanecerse en la cultura laboral de muchas empresas. Con la idea del teletrabajo y la autogestión, algunas oficinas se van convirtiendo en lugares dedicados exclusivamente a tener las reuniones necesarias.

A finales de 2018, un estudio sobre las preferencias laborales de los millennials revelaba que el 60% estarían dispuestos a cobrar menos a cambio de una jornada laboral que les permitiera organizar su tiempo de forma autónoma. Aunque la flexibilidad de horarios no es la única medida en lo que a flexibilidad se refiere, sí es una de las más valoradas. No en vano, la conciliación familiar/laboral aparece como el segundo criterio más importante para elegir una empresa, según el Employer Branding Randstad Award 2018, solo por debajo del salario. Una tendencia alcista que se mantiene constante en los últimos años y que aporta también su beneficio a la propia empresa, que ahorra en horas extra y favorece la retención del talento de una forma más eficaz.

Esto puede conseguirse gracias a diferentes medidas como la posibilidad de entrar y salir de trabajar dentro de una horquilla horaria, la opción de realizar parte del trabajo de forma remota y con cierta libertad para la autogestión, la implantación de la jornada intensiva, aunque sea durante el periodo estival, y ofrecer a los trabajadores la posibilidad de cambiar horas de trabajo o salario por días extra de vacaciones.

Otro de los puntos fundamentales de la flexibilidad laboral se refiere al lugar de trabajo. Con los desplazamientos diarios entre casa y la oficina se estima que el tiempo que se destina al transporte puede ascender hasta las 10 horas, especialmente en las grandes ciudades. Con los cambios tecnológicos actuales, la idea de la oficina tradicional empieza a desvanecerse en la cultura laboral de muchas empresas. Así empieza a verse compañías en las que los trabajadores no tienen lugares de trabajo definidos. Algunas oficinas se van convirtiendo en lugares dedicados exclusivamente a tener las reuniones necesarias.

Para que este modelo sea eficiente, es imprescindible una estrategia muy definida por parte de la empresa en la que la comunicación y colaboración sea uno de los pilares fundamentales. Según la cultura laboral tradicional, es muy fácil que un trabajador que un día no ha acudido a la oficina pierda información relevante. Por eso es de vital importancia que se cambien los modelos de comunicación y colaboración adaptándolos a las necesidades de los diferentes colectivos.

Por último, no hay que olvidar que la flexibilidad laboral no está solo dirigida a la política interna de la compañía. También debe adaptarse al mercado laboral en el que se encuentra la empresa y a los cambios que en este se producen para así hacerla más competitiva dentro de su entorno. Se trata, en definitiva, de la capacidad de adaptación de la fuerza laboral a los distintos cambios que acontecen en el mercado laboral, tanto internos como externos.

Más información 

Los procesos de transformación digital en los que están inmersos la mayoría de las empresas está afectando a la fuerza laboral, que está viendo cómo su puesto de trabajo se está transformando para hacerse cada vez más digital. Si quieres saber cómo está evolucionando el puesto de trabajo y de qué manera Citrix ayuda a ganar en productividad, sólo tienes que consultar este enlace.