Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

8 de cada 10 trabajadores rechazarían un puesto que no ofreciera trabajo flexible

  • Noticias y Actualidad

Movilidad teletrabajo

Las empresas que no tienen una política de espacio de trabajo flexible corren el riesgo de perder a los mejores talentos. Conscientes de ello, el 69% de las empresas españolas han introducido estas políticas, el 70% de las cuales han visto aumentar su productividad un 21%.

Para muchos empleadores y empleados, el trabajo flexible es ahora la norma. Se trata de un modelo que ofrece a las empresas la oportunidad de aumentar la productividad, atraer el talento y adaptarse a las circunstancias cambiantes, y que, por lo tanto, resultará de un valor incalculable a la hora de afrontar los tiempos inciertos del futuro. Así lo indica una nueva edición del estudio global de IWG Group, que afirma que el 83% de las personas encuestadas elegirían un trabajo que ofreciera trabajo flexible en lugar de uno que no lo hiciera, y el 28% valoran poder elegir su lugar de trabajo en lugar de un aumento en sus vacaciones.

La mitad (50%) de los encuestados afirma que ahora trabajan fuera de la sede principal de su empresa durante al menos la mitad de la semana laboral o más. En España, para el 74% de las personas encuestadas consideran esto como nueva normalidad. La elección del entorno laboral es un factor clave a la hora de evaluar las nuevas oportunidades de carrera.

Como resultado, en los últimos diez años, el 85% de las empresas a nivel global han introducido políticas de espacio de trabajo flexible, o están planeando adoptarlas. Sin embargo, no todas las empresas han sido capaces de hacerlo. Para el 60% de los encuestados el cambio de la cultura de la organización es el principal obstáculo para la aplicación de estas políticas de espacio de trabajo flexible, y un 41% afirma que el miedo a que el trabajo flexible pueda afectar a la cultura general de la empresa es el mayor obstáculo.

El estudio muestra que las empresas que aún no han considerado los beneficios financieros y estratégicos de un espacio de trabajo flexible deben hacerlo ahora. De lo contrario, se enfrentan a ser vistos como desconectados, tanto con sus competidores como con las exigencias de los empleados modernos en lo que constituye un gran día de trabajo, lo que significa perder a los mejores talentos. De hecho, el 69% de las empresas españolas se están adaptando para mejorar la retención del talento mediante la introducción del trabajo flexible. Desde el punto de vista del empleado, un tercio (32%) de los encuestados preferirían aplicar medidas de trabajo flexible por encima de tener un rol más reconocido en su empresa.

La flexibilidad no sólo hace que los trabajadores sean más felices, sino que también hace que el trabajo sea más productivo. En España, un 70% de las empresas afirman que su productividad ha subido un 21% como resultado del trabajo flexible. Estas cifras tienen mayor peso si se tiene en cuenta que las Naciones Unidas declara que la disminución a nivel mundial de la productividad es una de las características más destacadas de la economía mundial en los últimos años.

El 64% de los encuestados confirma haber elegido el trabajo flexible porque acelera la velocidad de comercialización en nuevos países. El 66% también opta por el trabajo flexible para ayudarles a ampliar su escala, el 65% para reducir los gastos de capital y operativos, y otro 65% para ayudar a gestionar los riesgos y consolidar su cartera.

Más información 

Los procesos de transformación digital en los que están inmersos la mayoría de las empresas está afectando a la fuerza laboral, que está viendo cómo su puesto de trabajo se está transformando para hacerse cada vez más digital. Si quieres saber cómo está evolucionando el puesto de trabajo y de qué manera Citrix ayuda a ganar en productividad, sólo tienes que consultar este enlace.